Ir al contenido principal

Tensiones

La permanente tensión en la que se vive...
el supuesto asunto de la emoción, el movimiento, la motivación vital.

La ansiedad es quizás la exacerbación de esa tensión,
llevar a cabo las cosas con mucha más incertidumbre de la normal.

Esa ansiedad es como aquella cuerda que está demasiado tensionada,
que al estar tan rígida corre el riesgo de romperse.

Esa tensión permanente hacia el otro... la desconfianza,
y el temor a la crítica.

Tensiones de las cuales estoy cansada,
totalmente agotada, una presión interna a punto de estallar.

Simplemente deseando el fin.  

Entradas populares de este blog

Quizá

A lo mejor es una forma distorsionada de ver el mundo...
extraña, imprecisa, plagada de emociones negativas.

Quizás es la indecisión o el asociar malos recuerdos y
sensaciones a todos los lugares, personas y cosas que me rodean.
Estar envuelta todo el tiempo en esa extraña manera de ver el mundo.

El inconformismo y desdén hacia la vida misma me hacen sentir
culpable de mis pensamientos cotidianos.
Y al final nada termina gustándome, nada! absolutamente nada!

Quizá la vida es ahora y no sólo sueños de un mundo imaginario,
A lo mejor es intentar encontrar la vida misma algún día.

Los días tristes

Son las jornadas en las que caminar se torna difícil,
como si las piernas perdieran su fuerza para mantenerse en pie
y la pesadez del cuerpo es insoportable.
En los días tristes debes respirar profundamente y con mucho esfuerzo
porque al parecer algo muy desagradable e invisible se manifiesta en tus entrañas.

Hay una gran sensación de pesar y de melancolía por la vida misma.
Las ideas tristes lo inundan todo y hablar de tristeza te hace más triste.
Ese es precisamente el inicio de la espiral de la que tanto hablo,
la espiral que me lleva a un lugar muy oscuro con cada paso al andar.

Y si solo debo acabar con la ilusión?

La ilusión es una promesa nunca cumplida,
por eso es ilusión y puede mantenerse por mucho tiempo.
Es quizás una bonita forma de auto-engaño,
porque en realidad puede prolongarse por años y años.
Tan solo sé que ahora al final lo único que puedo
llegar a encontrar no es la promesa de la felicidad
sino a la desgarradora tristeza en carne propia.