Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

Quizá

A lo mejor es una forma distorsionada de ver el mundo...
extraña, imprecisa, plagada de emociones negativas.

Quizás es la indecisión o el asociar malos recuerdos y
sensaciones a todos los lugares, personas y cosas que me rodean.
Estar envuelta todo el tiempo en esa extraña manera de ver el mundo.

El inconformismo y desdén hacia la vida misma me hacen sentir
culpable de mis pensamientos cotidianos.
Y al final nada termina gustándome, nada! absolutamente nada!

Quizá la vida es ahora y no sólo sueños de un mundo imaginario,
A lo mejor es intentar encontrar la vida misma algún día.

CÁNCER

Aunque la palabra cáncer me causa temor,
ahora sé que también me permite comprender la verdadera esperanza.
Esperanza en el día a día y la promesa de la vida.

A darle tiempo al tiempo para curar revelando la belleza del cuerpo a pesar de la enfermedad.
La palabra cáncer me da una verdadera lección para dejar de quejarme por pequeñeces,
me permite descubrir el valor humano en tiempos de adversidad.
Me enseña a superar la ansiedad, detener el miedo y comprender que la vida es aquí y ahora.

Me brinda la compañía de los verdaderos amigos, los grandes y más reales tesoros, me enseña a ser agradecida con los propios y ajenos, a estrechar manos extrañas con el corazón y a mirar con admiración a quienes cuya lucha con el tratamiento es la verdadera batalla por la vida.


Espiral

El punto de inicio es cuando todo se torna opaco...
solo existe esa sensación desesperada
en donde todos los malos recuerdos resurgen en mi mente
y hacen que esté permanentemente ansiosa,
es entonces cuando comienzo a descender con desesperación.

Poco después aparece el miedo, lo que me señala que he seguido los peldaños de una escalera que no me conduce a un buen lugar.
Me encuentro por momentos paralizada y en un estado muy parecido a la locura
hasta que finalmente el cansancio físico me agota y caigo tendida en el suelo.
Ahora estoy en un peldaño a mitad de camino de esta turbulenta espiral.

Luego en un descenso cada vez mas oscuro no hay nada mas que un desánimo permanente, la necesidad imperiosa de huir de la realidad... ansias infinitas de dejar de respirar.
Continuo descendiendo casi sin darme cuenta en que lugar estoy...
¿Ya casi llego al fondo? ¿En dónde está el último peldaño? ¿Que podré encontrar al final?
¿Por qué he caído de nuevo en esta espiral?

Mi silencio

Muchas veces he preferido el silencio a las palabras.

Quizás porque mi silencio está cargado de pensamientos y palabras que a la larga prefiero guardar para mi misma, aunque mi mente se convierta en una constante bulla que quisiera acallar de una vez por todas y para siempre.

Mi silencio se convierte en el inmenso mar en que me ahogo lentamente día tras día.

El silencio se volvió mi única arma, mi mejor salida a la dificultad, la mejor manera de evitar una disputa. Y es ese silencio lo que tú extraño debes aprender a respetar.

Mi silencio es mi mejor expresión, aunque tú cotidiano forastero nunca lo logres comprender.